• Una aclaración inicial, no pierdas de vista que en muchos vuelos, sobre todo los larg...

Cómo tocar un órgano Hammond en tu PC

ElGekoNegro | Domingo, 16 mayo 2010, 1:30

He tenido un día muy activo en lo que se refiere a la música. Ha sido un día perro, y tira­ban más la impro­vi­sa­ción y la curio­si­dad que los apun­tes. Cuando veo una disputa de Mac con­tra cual­quier otra pla­ta­forma suele ser del tipo «Por ese pre­cio puedo mon­tarme un orde­na­dor mucho más potente». Y cier­ta­mente, segu­ra­mente sea así, incluso con las mis­mas pija­das a nivel de hard­ware, pero se olvi­dan de las herra­mien­tas que incluye preins­ta­la­das (y, ade­más, con DVD por si for­ma­teas, no en una par­ti­ción escon­dida). Son cosas que uno ve con el tiempo y con el uso, que cuando ojea algo de iLife suele que­darse con las iTon­ta­das: fotos, música, vídeo… Pero hay una joya, bri­llante y pulida, que aún hoy me sigue pare­ciendo men­tira que entre de regalo con un orde­na­dor, Gara­ge­Band. Lamen­ta­ble­mente es una apli­ca­ción un poco olvi­dada de cara al mar­ke­ting, pero es la más impre­sio­nante. Es el típico pro­grama que si hicie­ran para Win­dows cos­ta­ría 250€ la licen­cia, si lo hicie­sen para Mac sería un 20% más y que en Linux ya exis­ti­ría pero nadie uti­li­za­ría o se esta­ría desa­rro­llando un clon con algu­nas res­tric­cio­nes. Que son ton­te­rías, pero si en Micro­soft empie­zan a moverse un poco y agran­dan la leyenda de Lucas de Groot y sus mag­ní­fi­cas tipo­gra­fías a mí ya me lla­ma­ría un poco más la aten­ción. Es un punto interesante.

Hi, I'm Tim

Gara­ge­Band es un pro­grama como la copa de un pino. Y seguro que el grueso de los usua­rios de OS X ha des­ti­nado más tiempo a bus­car un serial para Pho­tos­hop que para curio­sear con él. A todo el mundo le gusta la música, y via­jar, y todos escu­chan un poco de todo. Y a lo mejor no han salido de su pro­vin­cia, pero les gusta via­jar. Pues a lo mejor nunca han tocado un ins­tru­mento, pero les gusta la música. Esto es así.

Comenté que había estado echando el ojo a un par de gui­ta­rras de Gib­son aun­que ahora mismo, de com­prar o mirar seria­mente alguna, sería una réplica de una Les Paul. Des­pués, por supuesto, de adqui­rir un bajo (por­que no me dejan tener una bate­ría en casa). En mi casa del futuro de los sue­ños ten­dré, aparte de la 404, una habi­ta­ción inso­no­ri­zada donde hacer gri­tar y dis­fru­tar a mis ligues y donde alma­ce­nar y dis­fru­tar todos los tras­tos sono­ros. Desde el vetusto 4001 hasta un Stein­way & Sons pasando por unos cuan­tos amplis de Mars­hall y, por supuesto, un Ham­mond. Esto es lo que fomenta Gara­ge­Band. Gra­cias, en parte, a sus gra­tui­tas cla­ses del majete de Tim Blane (cuya voz es doblada por dos hom­bres dife­ren­tes) que aclara punto por punto lo más básico del piano y la gui­ta­rra. Una puta mara­vi­lla. Hay cosas que me han pare­cido exce­si­va­mente bási­cas, ima­gino que debido a los cua­tro años de sol­feo. Pero, por ejem­plo, apren­der a leer tabla­tu­ras en dos minu­tos y poder acce­der a los vídeos y expli­ca­cio­nes de forma tan sen­ci­lla vuelvo a repe­tir que me parece una autén­tica joya des­apro­ve­chada. La tienda de lec­cio­nes donde apa­re­cen famo­si­llos expli­cando cómo inter­pre­tar sus temas ya me parece una sobrada inne­ce­sa­ria, pero se per­dona. Y des­pués de esta amplia intro­duc­ción, al tema.

Órgano Hammond

Los vie­jos rocke­ros del lugar sabrán qué es un órgano Ham­mond, siendo más correcto, qué era. No se trata de un teclado al uso como pue­den ser los fabri­ca­dos por empre­sas como Roland o Korg ni un Melo­trón, estos curio­sos ins­tru­men­tos trans­por­ta­ban la sono­ri­dad de un órgano de tubos (de igle­sia) a un esce­na­rio de forma elec­tró­nica gra­cias al elec­tro­mag­ne­tismo. El artículo de la Wiki­pe­dia cas­te­llana aclara bas­tan­tes dudas. Su sonido es fácil­mente reco­no­ci­ble (al menos cuando lle­vas 21 años escu­chando uno) y es que ha sido amplia­mente uti­li­zado en el Rock pro­gre­sivo, estoy con­ven­cido de que Pon­zonha conoce estas cosas ya que tam­bién se declaró fan de Rick Wake­man. Hace unas sema­nas me empe­ciné en bus­car algún emu­la­dor (o lo que fuese) de órgano Ham­mond para Mac, y la ver­dad es que en la página de Apple encon­tré una solu­ción muy com­pleta que resultó ser una demo y que, ade­más, me venía muy grande. Se inte­gra con Gra­ge­Band pero parece estar más enfo­cada a un mundo toda­vía más pro­fe­sio­nal como es Logic Pro, y eso es para nenes grandes.

Un órgano Ham­mond en OS X

Casua­li­da­des de la vida pasé por alto lo más obvio, los ins­tru­men­tos ya inclui­dos en Gara­ge­Band (más los que pue­des des­car­gar por la pati­lla, o aña­dir desde el DVD de ins­ta­la­ción si no eres tan vago y pre­fie­res levan­tarte de la mesa). Aquí basta con crear un pro­yecto nuevo, espe­ci­fi­car que se trata de “Key­board collec­tion”, y esco­ger Clas­sic Rock Organ. Tras este dela­tor nom­bre se esconde un fiel y aco­ge­dor emu­la­dor de órga­nos Ham­mond. Si que­réis ver cómo suena es el que uti­licé para el comienzo de la Toc­cata de Bach que se escu­cha en el segundo corte del tri­gé­simo epi­so­dio de Nada Nuevo. Todo hay que decirlo, gra­cias a la par­ti­tura rápida que me sacó Aloi­sius quien me trans­cri­bió direc­ta­mente las notas a teclas del teclado del por­tá­til. Le debo una lista de Spo­tify con can­cio­nes de éste genero de la fami­lia del Rock que no supere las dos horas (y estará hasta las tran­cas de Emer­son, Lake and Pal­mer). Para ton­tear con el ambiente seten­tero, tan pro­pi­cio por estas fechas, ¿ver­dad?, nunca viene mal tener un imi­ta­mo­nas de Ham­mond a mano. A dos clics.

Hammond en GarageBand

Un órgano Ham­mond en Windows

Vamos a com­ple­tar el trío, que ven­gan a la cama la rubia y la morena. Para Win­dows he encon­trado un emu­la­dor direc­ta­mente de Ham­mond, como sabéis, mi segundo sis­tema es un Ubuntu así que con este he tras­teado poco (en una máquina vir­tual). A mí me resulta com­plejo por­que el invento, Eft­hi­mia Elec­tro­nic Organ (un plu­gin gra­tuito para un pro­grama que está de oferta en eMule), imita en todo al bicha­rraco en sí, y una cosa es tener un teclado que suena de una manera o de otra depen­diendo de si has esco­gido un invento de una lista u otro, y otra cosa dife­rente es que pue­das con­tro­lar cada pará­me­tro del juguete. No lo toqué mucho, como el cho­rro de bytes que des­car­gué de la página de Apple. Dema­siado pro.

Un órgano Ham­mond en Linux

Aquí tuve más tiempo y ganas para pro­bar. Pero mi gozo en un pozo, muchos de los que encon­tré reque­rían que conec­tase un teclado MIDI real para poder hacer algo (y no dis­pongo de nin­guno, sólo curio­seo) y el que no pedía esto se limi­taba a eje­cu­tarse mediante Wine, y para eso eje­cuté el de VST como hice en Win­dows, que al menos ya lo cono­cía, vi que fun­cio­naba (a la pri­mera ade­más) y cuando me abu­rrí lo quité por­que, igual que antes, no sabía sacarle partido.

Y con esto os dejo, como siem­pre, cual­quier duda se solu­ciona con un comen­ta­rio al canto. Voy a ver si ter­mino de conec­tar la armó­nica al por­tá­til con un cable aire-USB y lo saco por el Mini­Dis­play­Port enchu­fado al adap­ta­dor HDMI y me escu­cho por la tele. El nuevo Dylan. Modern Times.

Visto en: Aque­llos siem­pre mara­vi­llo­sos 70… que vuel­ven con ceros y unos.

≠ Error | ¿Cómo hago para...?, Música
  • 19 oct 2010, 8:30;

    Hola, bue­nas!!!!
    No fun­ciona el link de “Eft­hi­mia Elec­tro­nic Organ“
    ¿Es posi­ble que ya no esté disponible?

    Soy amante del Ham­mond, le quie­ren mis oídos y tam­bién le aman mis dedos. Esta­ría muy bien poder tocarlo a tra­vés del Pc a modo de distracción.

  • 20 oct 2010, 0:58;

    A la bellí­sima per­sona de Lasango; cierto… por lo visto ahora se llama Euthy­mia Elec­tro­nic Organ y hay bas­tan­tes cosi­tas al respecto.

  • 20 oct 2010, 12:38;

    Gra­cias Lagarto, eres un crack.

  • 3 respuestas, tu venganza