Guy Martin sigue trabajando como mecánico de camiones

Ni os sonará, probablemente. Guy Martin es un piloto de carreras de motos de prominentes patillas que se piñó en la carrera alegremente vendida como la más peligrosa del mundo: el Tourist Trophy de la Isla de Man. En Gran Bretaña ha transcendido más su fama por presentar diversos programas televisivos relacionados con el motociclismo o los viajes. Yo lo descubrí en Youtube precisamente en uno de esos.

Anoche vi un documental sobre la carrera de la Isla de Man, precisamente. En la peli hablan de varios corredores y naturalmente uno de ellos es este tipo (esto es un chiste pues al traducirlo quedaría como «this guy» porque el señor se llama Guy). De hecho el documental lo rodaron en el año en que se pegó la leche, con explosión incluida, à la Hollywood. Y lo presentan como un mecánico de camiones. Fin.

Después de cerrar el Quicktime (que al parecer ya es capaz de ver vídeos en formatos piratuquis) busqué porqué definían su profesión como tal. Y en su artículo de la Wikipedia encontré respuesta:

He has also retained his truck job in part due to the financial security it offered over racing. Describing it as “like an ingrained, default setting”, he prioritises his mechanic job over other work, even cancelling complicated film shoots at short notice if needed.

Más allá de lo grato que es trabajar haciendo algo mecánico con las manos (y no, teclear no) y lo rápido que puedes entrar en tu zona de relajación mental en la que puedes dedicar tus pensamientos a otras cosas, esta jugada sobre la seguridad económica me parece brillante.

Asumamos que un trabajo como el de mecánico de vehículos de varias toneladas te resulta suficiente en tanto y en cuanto a cubrir tus necesidades básicas. Y por supuesto que aquí incluyo caprichos, que si yo me fuese a la India y viese lo felices que son allí con tampoco no me iba a cambiar la vida. (De hecho las vidas que deberían cambiar son las de los de allí.)

Un trabajo cómodo, un trabajo seguro, un trabajo ciertamente poco sufrido, que no te va a hacer volver a casa pensando aún en cómo continuar el desarrollo de lo que sea. Que es a lo que estoy acostumbrado yo y me imagino que tú, si estás leyendo esto. Y construir, encima de eso, un palacio de hobbies que te provean del entretenimiento y otros beneficios.

El pet-project que da dinero (más igual que tu trabajo diario), que casi te mata, que te abre horizontes pero que no te define.

Quiero abrir un taller.

Visto en: Océano Atlántico.

Un comentario sobre “Guy Martin sigue trabajando como mecánico de camiones”

  1. > cómo continuar el desarrollo de lo que sea

    Hubo algún tiempo en que sí, pero ya no. Nunca mais. No por el camión de otro, ni por el código de otro.

    El plan mola (no lo del taller en concreto, para mí; el de hacer algo tuyo con tu tiempo), pero sólo al alcance de superhombres ejecutarlo cuando el capitalismo-realmente-existente se empeña en rellenar un mínimo de 40 horas a la semana por ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *